De Tarzán a Galán | Santiago Patiperro

Santiago Patiperro

De Tarzán a Galán

  • Esta historia comienza con un breve relato sobre lo que me hizo desaparecer algunos meses: Emprendiendo mi viaje de vuelta a casa del abuelo desde la pasarela Racamalac, repentinamente el cielo se nubló.

  • Comenzó a correr un viento que a cualquiera dejaría vestido de indio. Tuve que tomar la dura decisión de deshacerme de algunas cosas de valor.

  • Pero todo fue en vano. No sé cuantos días estuve inconsciente ni cómo fue la caída.

  • Cuando desperté no sabía dónde estaba.

  • ¿Estaba en medio de la selva, atrapado en la cordillera o en una isla? Me acostumbré a la idea de ser un Robinson Crusoe.

  • Por suerte me acompañaba mi amigo Wilson Marraqueto, aunque después de un tiempo... en un momento de demencia naufraguística me lo comí. No me importaron todas las migas que lloró.

  • Estaba cansado y triste, pero la ilusión de entregarle su premio a la Mariana, ganadora del 2º lugar del concurso" Bonitas fotos capitalinas", me daba fuerzas para sobrevivir.

  • Tras muchos días de cazar jabalíes, salí a explorar la única parte de la isla que no había visto. ¿Mi globo me había llevado a Japón? "no veo japoneses ni androides, quizás es un holograma" me dije.

  • Me di vuelta y lo que ví llenó a mis patas de alegría. ¡Estuve en el Cerro San Cristóbal todo el tiempo!

  • Oooooh ah oh ah oh Ooooohh (escúchese mentalmente el grito macho de lanzarse en liana)

  • Volví a mi campamento y como pude arreglé el globo.

  • Recorrí la ciudad buscando el lugar de encuentro con Mariana, hasta que llegué al edificio de su foto ganadora, en medio del Barrio Yungay.

  • Estaba hediondo y desguarinñingado, ella no podía verme en ese estado. Por fortuna había una peluquería en frente.

  • Creí que iba a encontrarme con franceses, en lugar de eso me encontré con su fundador Yo: ¿Aquí atienden franceses? Don Emilio: Actualmente no, pero en el año 1868 cuando la peluquería estaba en Santo Domingo, tres peluqueros franceses atendían a vecinos y a personal del consulado.

  • Las peras napoleónicas estaban de moda en esa época y era lo más solicitado me contaba.

  • En 1925 se mudó a compañía de Jesús en donde hoy trabajan maestros peluqueros que manejan las técnicas antiguas.

  • Me encuentro con un raro aparato en desuso "Ahi se calentaban las toallas que se ponen en la barba de la persona antes de afeitar para que se abran los poros y el pelo esté más suavecito" me explican.

  • A pesar de los cambios, esta es una tradición que se mantiene, como cuenta Don Héctor Gutierrez: "Yo soy peluquero desde los 14 años, estudié en la Escuela Santa Rosa como el año 55, mi papá lo era y mi hija ahora también lo es".

  • Yo: ¿Qué le gusta de ser peluquero y de trabajar como francés? Don Héctor: Acá uno trabaja tranquilo y sin competir con nadie, cada uno tiene sus clientes habituales. Hace 15 años me aburrí y busqué pega en otra cosa, pero al rato ya estaba cortando el pelo de nuevo, es algo que a uno le nace, algo bonito.

  • Yo: Alguna vez ha cortado más que pelo? Don Héctor: Cuando era joven, estaba cortádole el pelo a un caballero y me quedé con su oreja en la mano Yo: Qué??? Don Héctor: Pero era una prótesis, me asusté harto eso si.

  • El secreto para que el pelo crezca bonito según Don Héctor es dejar que la energía solar llegue a la coronilla.

  • Yo: ¿Quiénes llegan a cortarse el pelo acá? Don Héctor: Es divertido porque puede llegar desde gente del campo hasta un político. Yo: Y extranjeros náufragos como yo DH: Claro. Algunos se sacan fotos y las ponemos acá.

  • Llamé a la Mariana desde el teléfono de la peluquería. Ahora estaba listo para el ansiado encuentro.

  • Inspirado por la cultura francesa le canté una canción Parisina y le di unas flores, para compensar la espera.

  • Después de entregarle su premio tuvimos un día rico buena onda por las calles del Barrio Yungay, pero eso da para otra historia.

  • Aperture: f/5.3
  • ISO: 280
  • Shutter Speed: 1/30 s
  • Focal Length: 44mm
  • Camera: NIKON D3000

Esta historia comienza con un breve relato sobre lo que me hizo desaparecer algunos meses: Emprendiendo mi viaje de vuelta a casa del abuelo desde la pasarela Racamalac, repentinamente el cielo se nubló.

-->