Concurso de Lanzamiento | Santiago Patiperro

Santiago Patiperro

120514_lanzamiento_450

Me interesa conocer la mirada de los santiaguinos y por eso quiero invitarlos a compartir sus lugares, personajes, memorias, etc, favoritos(as).

Envía una foto capitalina favorita de tu autoría, junto a una historia o anécdota, a contacto@santiagopatiperro.cl hasta el 25 de Mayo.

Las fotos serás publicadas en el facebook de Santiago Patiperro el 27 de mayo, Día del Patrimonio.

La fotografía que reúna más “Me gusta” hasta el domingo 3 de Junio será la ganadora del concurso:

  1. Primer lugar: Un cartel del famoso letrerista Zenén Vargas y el libro reeditado “Santiago de Chile. Origen del nombre de sus calles” de Luis Thayer Ojeda
  2. Segundo Lugar: Cartel de Zenén
  3. Mención honrosa: Puzzle magnético  www.kaikai.cl

 

Zenén Vargas

He Aquí un video del trabajo de mi amigo Zenén Vargas

“Santiago de Chile. Origen del nombre de sus calles”. Una verdadera joyita

En 1904, el intelectual publicó “Santiago de Chile. Origen del nombre de sus calles”. Hoy, su nieto lo reedita por primera vez para recordar las historias que esconde el centro de la capital.

Fue publicado mientras se acercaba el centenario de Chile, en 1904. Ahora se reedita a meses de que el país cumpla los 200 años. Investigando, Luis Eduardo Thayer encontró la única edición de “Santiago de Chile. Origen del nombre de sus calles”, el primer libro que escribió su abuelo, Luis Thayer Ojeda, en 1897. Decidió rescatarlo y traerlo al presente, consciente de que ponía en valor a un gran intelectual nacional.

“Tiene un valor histórico especial porque los nombres de las calles de Santiago surgían de la comunidad, tenían un sentido popular, y a través de ellos podemos acceder a la historia de la sociedad”, argumenta el editor, quien ve en esto una gran diferencia entre el Santiago de tierra y adoquines que retrata Thayer Ojeda y la pavimentada ciudad del siglo XXI que es hoy. Y la tendencia ya la veía venir el intelectual en 1897: “Nos hemos concretado en esta rápida reseña a tratar únicamente de las calles antiguas. De las modernas nos parece ocioso, porque, teniendo todas los nombres dados por el capricho de los que las han formado, carecerían de interés”. Y su nieto continúa: “Antes la gente se identificaba con los nombres de las calles, hoy éstos se ponen casi por sorteo”.

En esta nueva versión, además, Luis Eduardo Thayer incluyó fotografías y mapas de la época obtenidos de los archivos de la Biblioteca Nacional y el Museo Histórico Nacional. 

Algunas rutas:

Bellavista

“La que corre a lo largo del río y hoy lleva el nombre de Bellavista , en memoria de un bravo militar de la guerra contra el Perú y Bolivia, fue conocida siempre por calle de la Chimba , de una palabra quichua que significa al otro lado del río “.

La Moneda

“La parte de la calle de la Moneda que comenzaba en la de las Claras , en el convento de las monjas del mismo nombre… se llamaba del Chirimoyo , porque en el primero de los expresados monasterios, frente a la calle, existía a fines del siglo XVIII un chirimoyo, cuyas ramas, cayendo a la calle, perfumaban la vecindad”.

San Martín

“La calle de San Martín se llamó durante más de un siglo, calle de las Cenizas , en atención a las que arrojaban las jabonerías que allí hubo hasta el tiempo de la Independencia”.

San Diego

“Desde el tiempo de la conquista, la calle de San Diego era un camino real por donde se iba a las ciudades ‘de arriba’, como entonces llamaban a las del sur. Su nombre viene de una humilde capilla que edificaron los franciscanos en su esquina sureste con la Cañada”.

Alameda

“La actual Alameda de las Delicias se llamaba en otros tiempos la Cañada , nombre que se da en España a las hondonadas de terreno, o espacio comprendido entre dos alturas poco distantes. Principiaba, antes como hoy, en las Cajitas de agua para terminar en Chuchunco “.

Autor: Luis Thayer Ojeda

Editorial: Cuarto Propio

Fuente: Plataforma Urbana